Payoneer
7-razones-ser-persistente-mi-vida-freelance

7 razones para ser persistente y nunca darte por vencido en tus objetivos

Todos tenemos metas que queremos alcanzar. La ruta de acceso a ellas a menudo puede parecer difícil e incluso imposible de vez en cuando. El camino recorrido para conseguir el trabajo de tus sueños, subir de cargo o tener tu propio negocio puede ser largo y renunciar acaba siendo un pensamiento recurrente. ¿Cómo manejarlo?

La voluntad de renunciar es natural, pero ¿No deberíamos tomar un impulso extra para lograr el éxito? Ninguna victoria ocurre sin que antes haya una batalla. En momentos en que todo parece estar perdido es primordial creer en tu fuerza interior y ser persistente, porque sólo así podrás alcanzar tus metas.

Ser persistente puede parecer difícil y laborioso cuando el recorrido hacia la meta requiere de un largo tiempo. En estas situaciones, cuando la voluntad de renunciar parece ser más alta que la voluntad de tener éxito, buscar motivación será muy importante y podrá proporcionarte el apoyo que necesitas para seguir luchando por lo que sueñas.

Pensando en ello, te he preparado una lista de 7 razones para ser persistente y seguir persiguiendo tus objetivos, porque sí puedes alcanzarlos:

1. Es mejor intentar y fallar que nunca haber intentado

La frase puede parecer cliché, pero nunca se sabe lo que pasará si no lo intentamos. Recuerda que un intento es siempre mejor que ninguno. Debemos Entender también que fallar es completamente normal y no significa que no nos esforzamos lo suficiente.

Experiencia personal: No sabes cuántas veces fallé al intentar conseguir un trabajo (tradicional y freelance), incluso obtuve una mala calificación recién empezando como freelancer que me afectó muchísimo, pero también me ayudó a mejorar como profesional y tres años después estoy entre los freelancers Top de varias plataformas 🙂

2. Siempre habrá personas que traten de hacerte renunciar

Aunque haya personas que traten de hacerte renunciar, no significa que debas hacerles caso y rendirte de lograr tus objetivos.

Tómalo como motivación y demuestra que sí se puede. Recuerda que la única persona que está completamente conectada contigo, independientemente de las circunstancias, eres tú mismo porque sólo tú sabes lo que pasa en tu cabeza y en tu corazón.

3. Sé un ejemplo de motivación

Inspira a la gente a tu alrededor. Anima a tus familiares, amigos y compañeros de trabajo demostrando que si tú puedes intentarlo y conseguirlo, ellos también pueden.

Cuando nos involucramos en algo que nos da placer, nos hacemos más colaboradores de los sueños y las realidades de los demás, por lo que debemos mantener el hábito de compartir nuestra motivación.

4. La experiencia y el aprendizaje que ganamos

Todo en la vida depende de la perspectiva con la que lo analizamos. Decide enfrentar los retos de la mejor manera posible. El camino hacia el éxito puede ser difícil, pero te va a proporcionar muchas experiencias positivas y aprendizaje, si así lo decides.

5. El éxito puede estar más cerca de lo que imaginas

A menudo, el recorrido puede ser largo y complejo, y en ocasiones nos acabamos complicando pues no percibimos que el éxito se esté acercando, o dejamos que el pesimismo arruine lo que ya tenemos. Cada uno tiene su propio “brillo” y esto es lo que debemos mantener para ver que de verdad tenemos éxito.

6. Logros que vamos alcanzando

El camino hacia tus metas no tiene por qué ser duro todo el tiempo. Al tratar de alcanzar un objetivo se pueden lograr algunos pequeños éxitos en el proceso.

Hay que establecer metas y tomar ventaja de los errores como aprendizaje. Por lo tanto, debes saber aprovechar los pequeños éxitos que logres y tenerlos como motivación para continuar persistiendo.

7. Las cosas siempre pueden mejorar

Si las cosas van mal, recuerda que siempre pueden mejorar. Necesitamos optimismo para hacer frente a los obstáculos y fracasos; si hoy no funcionó, mañana seguro sí.

Así que si crees que tocaste fondo, ten en cuenta que con la cantidad correcta de esfuerzo y determinación vas a poder remontar. Mantén la fe en ti mismo, pues las cosas siempre se pueden mejorar.

Lo que queremos no siempre sucede cuando queremos, por lo que es muy importante tener paciencia. Si tu objetivo aún no se ha materializado, mantén la fe y el optimismo ya que te darán la fuerza para no rendirte.

Cuando el éxito toque tu puerta, no olvides disfrutarlo de la mejor manera posible, después de todo, te lo mereces y luchaste duro por ello 😀

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *