Payoneer
peores-entrevistas-trabajo-mi-vida-freelance

Mis peores entrevistas de trabajo freelance

     En la vida del freelancer no todo es color de rosa, y no tiene por qué serlo. Alcanzar el éxito es el objetivo, pero para lograrlo debes pasar por diversas situaciones y afrontarlas lo mejor posible.

    Algunas veces, las malas situaciones empiezan desde antes de comenzar un proyecto y, basándome en mi propia experiencia, no es recomendable aceptar una oferta cuando las entrevistas de trabajo son pésimas.

     Hace poco, escribí sobre cómo sobrevivir a una entrevista online, hoy te contaré cómo fueron mis peores entrevistas de trabajo, así que saca provecho de mis pequeñas desventuras para que sepas manejarte si llegas a estar en una situación similar.

Mis peores entrevistas de trabajo freelance

1. El cliente voyeurista

     El primer supuesto cliente me entrevistaba para un puesto de redactora, me explicó cada detalle de su proyecto y cuando ya estábamos concretando el acuerdo me dijo que última condición era que cada mes yo debía hacer un show de desnudo por webcam.

   Inmediatamente cerré la videollamada y lo denuncié en la plataforma de contratación freelance. Ellos me contactaron con prontitud informando que habían dado de baja a este usuario. Me alegré por su respuesta aunque esa hora de vida desperdiciada sí que me dolió.

2. El cliente manos inquietas

     El segundo supuesto cliente necesitaba una persona para soporte de atención al cliente y a sus empleados, por lo que el uso de la cámara web era necesario de vez en cuando. Yo, por supuesto le creí pues he recibido soporte de este tipo.

     La dinámica era que él actuaría como un cliente molesto para saber cómo manejaría yo la situación. Todo iba muy bien hasta que de repente esta persona bajó su cámara y empezó a masturbarse. Todo lo que le dije fue: ¿es en serio? Y cerré la videollamada. Otra hora de mi vida que fue desperdiciada.

3. El cliente pseudo-seductor

     El tercer supuesto cliente fue similar al primero, pero éste quería algo así como que yo lo sedujera por cámara de vez en cuando, no desnudo en sí sino más bien coqueteo. Otra pérdida de tiempo, por supuesto.

     Debo decir que mis amigas freelancer han vivido al menos una de estas experiencias; aunque el premio me lo llevo yo, con tres. No sé si es frecuente que estas situaciones las vivan los freelancer masculinos, pero sé que en el caso de las mujeres es más común de lo que quisiera.

     Entiendo también que hay personas que no tendrían problema en un coqueteo por webcam con tal de ganar un proyecto, pero creo que una persona que necesite verte haciendo ciertas cosas para darte un empleo no va a respetar tu trabajo por más destacado que sea.

     Además, nada te asegura que esta persona no usará esas grabaciones para subirlas a sitios pornográficos o compartirlas por email o redes sociales. Ante todo, cuida tu privacidad, es lo más preciado que tenemos cuando trabajamos en Internet.

     ¿Has tenido una pésima entrevista de trabajo? ¿Cómo lo has manejado?

2 comentarios
  1. Ramón
    Ramón Dice:

    Hola Karen, estoy comenzando en este mundo del freelance y me han interesado mucho tus artículos, he leído varios, ellos reflejan las vivencias reales de esta profesión. Que risa con lo de tus clientes jejeje, por lo menos hay que sacarle la parte humorística a la situación. Saludos.

    Responder
  2. Belén Peralta
    Belén Peralta Dice:

    Pues a mí, al contrario que a Ramón, no me produce nada de risa. Pero nada, nada, oiga. Se trata de acoso puro y duro. Menos mal que reaccionaste bien y que, en el primer caso, denunciaste y la plataforma actuó en consecuencia. Saludos.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *