Payoneer
cambia-tu-actitud-calidad-de-vida-mi-vida-freelance

Cómo empezar a trabajar como freelancer – la guía definitiva

El primer paso para empezar a trabajar como freelancer es tener la determinación de hacerlo, así de simple. Obviamente hay más factores a tener en cuenta que solo eso, y mientras no haya una forma de garantizar el éxito como freelancer, tener un plan ciertamente puede ayudar.

Y no solo hablo de ayudarte a hacer dinero, sino a ayudarte a disfrutar de la carrera que estás construyendo. Porque tú eres el jefe ahora, así que si odias tu trabajo, será tu propia culpa.

Guía definitiva para empezar a trabajar como freelancers

plan-maestro-trabajar-como-freelancers-mi-vida-freelance

NOTA

Guía definitiva de Mi Vida Freelance, no de todo Internet. Que conste 😉

Cuando te inicias como freelancer, bien sea que renuncies a tu empleo tradicional o empieces desde cero (es decir, sin ninguna experiencia laboral previa), debes tener en cuenta algunos factores que te ayudarán a abrirte paso en el camino del trabajo freelance. Estos son:

1. Crea tu propia marca

crea-propia-marca-mi-vida-freelance

Tu marca NO es tu logo. Un logo es solo una marca que va en tu tarjeta de presentación o sitio web. Cuando trabajas para ti,  eres la marca. Así que todo lo que hagas, digas o compartas es parte de tu marca personal.

Esto es bueno porque para triunfar como freelancer tienes que resaltar. Y para resaltar puedes contar tu historia y ser tú mismo en tus artículos, vídeos, ventas, noticias y todo lo demás que crees y compartas.

También puedes resaltar compartiendo las historias que tus clientes tienen contigo donde muestren los resultados de trabajar a tu lado, es decir, mostrando estudios, portafolio, entradas de blogs e historias de éxito.

Tal vez empieces a creer que debes actuar como una empresa, es decir, con lineamientos rígidos, mensajes corporativos, etc. Después de todo, si quieres ser un profesional, tienes que sonar profesional, ¿Verdad? PUES NO. Mientras más te presentes como un ser humano confiable y real, tu marca será más fuerte.

2. Aprende a decir no

equilibrar-trabajo-freelance-trabajo-tiempo-completo-mi-vida-freelance

Muchas veces le he dicho NO a clientes potenciales y ha sido por buenas razones. Estas son algunas de ellas:

  • Decir que no significa que estoy 100% comprometida en lo que estoy trabajando en ese momento, por lo que mis clientes actuales obtienen mi completa atención. Y créeme, ellos siempre vuelven (y volverán) por más :mrgreen:
  • Decir que no puede que signifique renunciar a ganancias a corto plazo, pero también significa que quienes me pagan ahora estarán felices conmigo porque me dedico a ellos e incluso me recomendarán a futuro (es decir, obtendré más ganancias al final).
  • Decir no significa que no quiero pasar por un estrés innecesario para controlar todo o para trabajar más de lo necesario (o lo saludable).
  • Decir que no a veces significa que tengo la sensación de que este posible cliente es alguien complicado o que no encaja con mi estilo de trabajo. Está bien rechazar proyectos que no te hagan sentir bien. Confía en tus corazonadas más que en el ansia de dinero.
  • Decir que no, no quiere decir jamás voy a trabajar con un cliente potencial. Puede significar que ahorita no, pero sí cuando mi agenda profesional tenga un espacio.

Evidentemente, hay ocasiones en donde decir “no” no es una opción (por ejemplo: si no tienes trabajo y las cuentas se empiezan a acumular) y es en esas pocas donde puedes pasar por alto estas “reglas” y trabajar un poco más para luego poder despegar. Siempre puedes decir NO a lo que creas que no te conviene.

3. ¿Para qué/quién trabajas?

construir-confiaza-online-mi-vida-freelance

Sabiendo por qué haces el trabajo que haces te ayudará enormemente a la hora de tomar decisiones. Conoce tus propósitos para que así puedas tomar las decisiones correctas sobre tus clientes, lo que aceptas, lo que rechazas y hacia dónde te quieres mover como profesional freelance.

Hazte estas preguntas necesarias:

  • ¿Qué representa tu trabajo para ti?
  • ¿Cuál es tu misión y tu meta en tu trabajo?
  • ¿Qué es lo que te hace diferente del resto de freelancers de tu área?
  • ¿Qué quieres lograr para y  por ti mismo y qué quieres alcanzar para tus clientes?

Tus instintos serán un buen reflejo de tus propósitos si has sido totalmente honesto contigo mismo mientras los definías.

Si has definido bien tus propósitos, quizá llegues a tener una sensación extraña acerca de un nuevo proyecto o un nuevo cliente, incluso si no hay problemas a la vista; o  llegues a sentir que necesitas cambiar de público o incluso de carrera. Todo esto puede pasar, créeme.

Préstale la atención necesaria a esas pequeñas “molestas” que sientes durante el camino.

4. Elabora y promociona, promociona y elabora

atraer-clientes-tu-negocio-online

No puedes simplemente actualizar tu bandeja de entrada y esperar que tue email esté a rebosar de propuestas. El trabajo freelance no siempre funciona así, y menos si estás empezando.

También puedes salir a vender lo que haces, tanto de forma online como offline. Cuando trabajas freelance, tú eres tu jefe de marketing y ventas, no lo olvides.  

Eso sí, recuerda que vender no significa tuitear COMPRA TODO LO QUE OFREZCO en mayúsculas y mencionar a cada usuario posible, por ejemplo. Las ventas se tratan de conectar con tus clientes y construir confianza. 

No importa cuál sea la habilidad que ofrezcas como freelancer, conseguir nuevos proyectos a veces se reduce al círculo que te rodea, tanto en lo digital como en la vida real.

Así que mientras más gente conozcas, más oportunidad tendrás de trabajar. Pero ojo, no confundas conocer gente con atiborrarla con todo lo que ofreces y perseguirla para que te contrate

Conocer gente significa básicamente exponerte al público. Asiste a eventos, únete y participa en comunidades online, crea un curso online, comparte puntos de vista con colegas, etc. 

¡CONSEJO!

Conecta con la gente correcta, házles las preguntas correctas y escúchales atentamente. No se trata solo de ti.

5. Olvida lo que sabes sobre competir

olvida-competencia-crea-comunidad-mi-vida-freelance

En el mundo corporativo nos enseñan a aplastar a nuestros competidores, a ser mejores que ellos, a ofrecer más que ellos e incluso a hacerlo todo por menos precio. Nos dicen que necesitamos estar un paso delante siempre, que son el enemigo y que nos destruirán a la menor oportunidad que tengan. ¡Qué miedo todo! 😯

En el mundo freelance no tiene por qué ser así. De hecho, puede ser todo lo contrario a esto. Los compañeros o colegas freelancers son personas que hacen lo mismo o algo muy similar a lo que hacemos nosotros.

Comparten habilidades y conocimientos similares, e incluso pasan por las mismas pruebas y tribulaciones que nosotros pasamos. Ellos nos entienden porque son como nosotros. Sin embargo, también son lo suficientemente diferentes como para tener una perspectiva de las cosas que nosotros no tenemos/compartimos.

Es por eso que contar con un colega freelancer puede ser una oportunidad muy enriquecedora y de seguro te dejará una tremenda experiencia de vida. Olvídate del concepto de competencia y empieza a forjar en ti el concepto de comunidad.

6. Presta atención a tu negocio

cursos-online-recomendados-mi-vida-freelance

No solo estas trabajando para que tus clientes te paguen, también estás gestionando proyectos, facturándolos, siguiendo los gastos, cumpliendo con fechas límites y llevando tu contabilidad.

Trata tu trabajo como el negocio que es y te separará de ese montón de freelancers que tratan el trabajo como “lo haré cuando me den ganas” o “lo haré cuando necesite dinero”.

Ser un freelancer que hace su trabajo significa que vas a combinar tus habilidades y tu inteligencia de negocios en TU negocio.

Hay un viejo refrán que dice “Pulpero que no cuida su pulpería no es buen pulpero”

7. Comparte lo que sabes

comparte-conocimientos-mi-vida-freelance

Piensa en los líderes actuales en tu área. Tú sabes cuáles, esos que tienen toda la atención, que trabajan con los mejores clientes, que parecen ocupados hasta la eternidad y cobran lo que les da la gana. Sí, esos.

¿Qué tienen estos líderes en común?

Tal vez no sean los más talentosos (probablemente estén muy cerca de serlo), pero todos ellos comparten su conocimiento regularmente ya sea a través de newsletters, libros, webinars, charlas, tutoriales, podcasts, artículos de blogs, vídeos, etc. Probablemente así fue como se dieron a conocer, así es como sus clientes potenciales los siguen encontrando y así es como tú conoces sus nombres.

Por suerte, tú puedes hacer lo mismo. El conocimiento no pertenece sólo a los que ya son conocidos. Tú puedes publicar tu contenido en tu propio sitio web (o en LinkedIn, Tumblr, Medium, , etc.). 

Agrégate un valor extra compartiendo lo que te más interesa, o presta atención a lo que les está causando dificultades a tus clientes poteciales, lo que están tratando de aprender o lo que no pueden resolver fácilmente. Todos tenemos un conocimiento qué compartir. Comparte el tuyo y deja que te conozcan

8. Ama tu trabajo, no las palmaditas en el hombro

ama-tu-trabajo-mi-vida_freelance

Un antiguo texto llamado El Bhagavad Gita dice algo como “no tenemos derecho a los frutos de nuestro trabajo, sino al trabajo como tal”. Es un concepto un poco fuerte, lo sé, pero al entenderlo nos alejamos de sentirnos crecidos y pretenciosos.

Tu trabajo se depreciará si solo lo estás haciendo por un “me gusta” o por un retuit, o por reconocimientos de tu área que solo importan en tu área (pero que a tus clientes no les importan en lo absoluto) porque estás enfocándote en recibir atención y no en resolver problemas. 

Asegúrate de que lo que haces es lo que tú quieres que los otros vean y conozcan, y no solo aquello que haces para recibir palmaditas en el hombro.

9. El dinero no muerde

ahorrar-dinero-trabajando-como-freelance

No hay nada de malo en querer hacer dinero cuando eres un profesional freelance. De hecho es algo que te alienta y te motiva.

Aun así, el dinero puede ser un asunto incómodo, especialmente cuando se trata de los clientes y tus precios. Necesitas estar 100% seguro de  las tarifas que cobras, porque si te muestras inseguro, el cliente también lo estará (e incluso podría aprovecharse de eso).

¿Qué puedes hacer cuando no sabes cuánto cobrar? Pues puedes practicar con tus amigos, colegas o esos compañeros freelancers que llegas a conocer. También puedes practicar con tus clientes potenciales.

No tengas miedo. Incluso si fueras el hijo perdido de Warren Buffett, tu primer negocio puede que no sea tan bueno como quisieras. Pero no te asustes, con el tiempo sentirás más confianza para discutir sobre precios con tus clientes y podrás mostrarles por qué vales lo que cobras.

Hay una regla muy simple que dice que si todos acceden instantáneamente a trabajar contigo cuando les dices tu precio, no estás cobrando lo suficiente. Por supuesto que no sucede en todos los casos, pero tenlo en cuenta. 

Sólo recuerda: hacer dinero es bueno, pero hacer dinero gracias a tu propia creatividad y alineado a tus propósitos y metas es cochinamente genial 😀

En resumen

Las personas que realmente les va bien trabajando por su cuenta no lo hacen por el dinero, los lujos o por reconocimientos y ovaciones. Lo hacen porque quieren aportar su talento a otros mientras guían su vida como mejor les parece.

Para tener una carrera freelance duradera y feliz, debes prestar atención no solo al trabajo que estás haciendo sino también a cómo estás haciendo negocios.

No se trata sólo de ganar dinero como freelancer, sino de ser feliz ganando dinero como freelancer 🙂

Ahora dime ¿Estás listo para empezar a trabajar como freelancer? Si la respuesta es sí, entonces ya puedes visitar estas secciones del blog (haz clic encima para que se despliegue la lista):

Y bueno, esta es la guía definitiva (a la fecha) de Mi Vida Freelance para todas aquellas personas que quieren comenzar a trabajar como freelancers y todavía no saben muy bien cómo. Si no empiezas con esto, o empiezas con nada

(Y yo quiero que empieces 🙂 )

¡Anímate y me cuentas! 😀


P.D.: La fórmula del éxito para empezar a trabajar como freelancer es:

Nota

90% de información
10% de motivación 

Sí, sólo 10%, lo necesario para abrir al menos un perfil en una plataforma freelance y empezar a buscar empleo, así que no tienes excusa para no hacerlo 😈

4 comentarios
  1. Jose Balbo
    Jose Balbo Dice:

    me gusta bastante tu pagina, en estos días me contrataron para diseño freelance en Canadá pero resulto que el cliente desapareció y no quisieron pagar, me dijeron que buscarían otro diseñador al cual decirle que se copien de mis diseños, lo que hice fue denunciarlo en YouTube donde habían subido mis diseños, y fueron eliminados, felicidad y buena vibra

    Responder
    • Karen Quintero
      Karen Quintero Dice:

      Hola, Arturo.

      Todo trabajo independiente implica un riesgo, pero con la metodología apropiada puedes ganar buen dinero si te lo propones. Ahora mismo, muchas de las plataformas freelance exigen un pago parcial previo al inicio del trabajo, de esta forma protegen tus intereses y se aseguran de que dicho cliente es una persona seria y no busca que trabajes gratis.

      Saludos

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *